640x480_2

Nuestro día a día consiste en poder establecer una buena comunicación y relación con lo que nos rodea, esto nos lleva a un trabajo continuo de auto-observación, consciente del reflejo claro que representa cada persona, situación e incluso objeto en nuestra vida, el papel que buscamos desempeñar es el de aprender a convivir en una manera saludable y sabia aprendiendo de todo, estimulando nuestra consciencia y atención constantemente para que nuestras percepciones sean cada vez más claras y finas.

640x480_4En nuestros encuentros cotidianos están nuestros grandes maestros considerando así que la verdadera enseñanza no puede retribuírsele a “las personas” ya que ellas también forman parte de lo aprendido. Nos reunimos para juntos ponernos disponibles a la vida, no para otorgar papeles de maestro-discípulo si no para desarrollar y entrenar la consciencia en la humildad colectiva como una comunidad en aprendizaje y desarrollo.
Estando cada quien en su proceso individual disponibles a la vida como piezas de rompecabezas nos encontramos, realizando cada uno su trabajo, desarrollando sus habilidades y potencializándo sus capacidades individuales la comunidad se fortalece a sabiendas de que el desarrollo individual de cada quien depende del nuestro también. Así entonces la armonía es una consecuencia y aparece como resultado de la consciencia en la unidad que formamos y continuamos desarrollando.

640x480_3Percibirnos parte del todo, establecer una conexión con EL y desde ahí actuar, es la manera en que nuestras acciones están dirigidas al bien de todos, aprendiendo a hacerlo continuamente pues aunque paradójico nuestra conexión con todo, proviene de nuestro interior; en nosotros está como potencialidad la consciencia de unidad y atendiendo a nuestro cuerpo, mente y emociones. Como seres infinitos que somos siempre hay más que explorar, nos proponemos las auto-disciplinas para emprender esta camino de encuentros y estar en paz y plenos.